La Meraki un viaje a la infancia y el placer de disfrutar de una noche maravillosa

Cultura - Arte - Libros 10 de octubre de 2019 Por
La III Edición de la Meraki no sólo fue el lugar de encuentro de un maravilloso mundo de personas, sino la posibilidad de viajar al pasado y reencontrarnos con la infancia a través de la música, las letras, los juguetes, los libros y las producciones audiovisuales.

  A las 21 horas tal cual estuvo previsto las puertas del Galpón Jorge Caro estuvieron abiertas. Primero pasamos por una rayuela, el cielo o el 10 cómo más les guste decir, fue la entrada a un mundo de fantasía. Luces, sombreros, muñecos, autos, libros gigantes, recreaciones de cuentos fantásticos, música y poco a poco la gente que fue colmando el lugar.

  Juana Rebon, Emilia y Bernarda Del Barrio, Melanie Yabra y un grupo importante de amigos y familias llevaron adelante la III edición de la Meraki, el variete donde nos encontramos con más de 100 artistas que durante toda la noche, primero en el galpón de exposiciones y luego en el de la música Jorge Dalto, nos hicieron vivir una noche maravillosa.

  La propuesta de volver a la infancia cada cual la disfruto de manera personal e íntima, ese viaje que te genera tocar un objeto, escuchar una canción, una obra de teatro o un cuento; la mirada más colectiva de este gran evento tiene que ver con lo que significa que nuestras jóvenes elijan su lugar, su ciudad para compartir tremenda propuesta cultural, donde los artistas pueden mostrar tanto talento, arriba y abajo del escenario, conjugando tiempos, momentos y espacios, con un sonido de calidad, con iluminación acorde y todo lo que pasa en una noche de Meraki, junto al trabajo de la Dirección de Cultura y las diversas áreas que acompañaron un año más esta aventura.

  También, en este mundo de niños y niñas que jugaban en los galpones, pudimos compartir historias de vida que nos llegan al corazón como la familia Barral Álvarez.



  Cada engranaje estuvo coordinado para que cada persona del público disfrute como lo hizo. Es para destacar también el exquisito servicio y menú de cantina a cargo de los y las vecinas del Paraje Forastieri, un maravilloso grupo de jóvenes que trabajó a beneficio de la sala de primeros auxilios.  Nada estuvo librado al azar y por ello siempre esperamos más Meraki!.



  La Meraki es el punto de encuentro de grandes talentos, de grandes personas, es una propuesta que nos permiten precisamente ni más ni menos que eso, encontrarnos, con nosotros mismos, con nuestra historia, con nuestra cultura y con el sentimiento de pertenencia que nos genera estar en nuestra ciudad, en nuestro parque de la estación dónde todo inicio hace más de cien años y que hoy cada evento que se realiza allí es de alto nivel, no habíamos entrado y ya sabíamos que sería un éxito porque estamos cosechando lo que sembramos.

Felicitaciones por otra gran Meraki!