Oscar Ismael Poltronieri: El Héroe Más Condecorado De Malvinas

Actualidad 14 de abril de 2019 Por Ale Sachetti
El viernes a la tarde, en el Centro Cultural de muestra ciudad, organizado por el Frente de Mujeres Micaela García del Movimiento Evita de manera conjunta con el municipio, se homenajeó a Oscar Ismael Poltronieri. Las palabras de bienvenida estuvieron a cargo del Intendente Gasparini, lo reconoció el Honorable Concejo Deliberante y dieron marco, alumnos de las escuelas primarias y secundarias, junto a ellos estuvieron presentes los familiares de Javier Bemba y Rosa Rodríguez.

“Los británicos no podían creer que era un único soldado el que los frenaba disparando”

Luchó cuerpo a cuerpo con el batallón inglés, salvando incluso a sus compañeros. Por estos actos le otorgaron la Cruz al Heroico Valor en Combate.

Una cruz en el pecho:

 Una Cruz de Malta de un lado, hecha en plata, y el brillo del Escudo Nacional del otro, realizado en oro. Es la máxima condecoración que da nuestro país. Tiene grabado en el metal: Cruz La Nación Argentina al Heroico valor en Combate.

 Nuestro humilde héroe de Malvinas, se crió en el campo -estancia Santa Catalina-, donde su padre Ismael era puestero y su madre, María Esther Luciani, con quién tuvo cinco hermanos. Cuando su mamá quedó sola y él fue su único sustento. Tiempo después su mamá re hizo su vida y tuvo cinco hermanos más.  

  “A las cinco de la mañana ya estábamos afuera, con helada y todo, porque había que trabajar”, cuenta. Cuando tenía diez años ya sabía carnear corderos, ordeñar vacas y montar como un jinete experto. “En Malvinas eso nos ayudó a sobrevivir: yo era el que agarraba las ovejas para que pudiéramos comer”.

  La guerra lo encontró de franco. Era un domingo y le faltaba muy poco para recibir la baja del Servicio Militar obligatorio. “Volvimos al cuartel y nos dijeron que llamáramos a nuestros familiares para despedirnos porque nos íbamos a las Malvinas. Yo no pude avisar ni despedirme de mis padres. Sé que mamá lloró mucho y hasta se enfermó cuando supo que estaba en la guerra. Y mi papá se enteró recién en 1983, cuando el patrón de la estancia fue al pueblo, compró una revista GENTE con la tapa de Los Personajes del Año , donde yo estaba con mi uniforme, y le preguntó sorprendido: ‘¿Este no es tu hijo?’”.

  En Malvinas avanzó contra un batallón británico que, a fuerza de bombardeo y balas trazantes, buscó tomar el Monte Dos Hermanas. Oscar Ismael Poltronieri cuenta que en esa batalla disparó casi sin respiro. Es que siente rabia porque una bala enemiga le acaba de pegar de lleno a su compañero de trinchera y lo ve caer muerto y el soldado quería matar  a quienes lo hicieron.

 Los muertos se suman con el paso de las horas: son casi 20. Llega la orden de replegarse. Poltronieri sabe que no podrán hacerlo bajo fuego enemigo. Y entonces grita que se queda, que él los cubre, que si no los van a matar a todos.

  Durante nueve horas mantiene inmovilizado al batallón británico. Y permite que sus compañeros se alejen del infierno. Los ha salvado.

  Eran las 6 de la mañana del 11 de junio de 1982 cuando el humilde soldado de Mercedes, Provincia de Buenos Aires, empezó a escribir su destino de héroe. Claro que él aún no lo sabía.

Una bandera blanca:

  “Si pasa algo, el punto de reunión es el cementerio”, le habían dicho sus superiores. Cuando se quedó sin municiones, Poltro enterró su ametralladora -“para que no se la lleve ningún inglés”- y caminó, exhausto por la dura batalla, hasta Puerto Argentino. Nunca imaginó que allí lo esperaba la peor noticia.

 “Vi la bandera blanca en el mástil. Empecé a llorar de bronca porque eran las tres de la tarde y muchos de nosotros seguíamos peleando y muriendo allá arriba en los montes. No sabíamos que a las 10 de la mañana ya se habían rendido”, revela emocionado.

 Lo tomaron prisionero, lo llevaron a un galpón y recién allí vio la cara de sorpresa de sus compañeros: dos veces lo habían dado por muerto. “Mi destino era volver”, reflexiona.

 “Cuando llegamos al Continente nos llevaron hasta Campo de Mayo. Y después en un colectivo hasta el cuartel. Nos dijeron que no teníamos que contar nada de lo que había pasado en la guerra. Querían escondernos, olvidar la guerra”.

 En el Regimiento 6 le avisaron que su madre estaba internada en el hospital: había sufrido una crisis nerviosa. El día anterior dos oficiales del Ejército habían llegado hasta su humilde casa para comunicarle: “Su hijo murió en la guerra”.

 “Corrí hasta el hospital y cuando llegué no me dejaron pasar. Me enfurecí: ‘Rompo todo’, les dije. ‘Yo recién vengo de la guerra y mi madre está tirada en una cama porque le dijeron que estaba muerto… ¡Y yo no estoy muerto, estoy, vivo! ¡Nadie me va a parar!’”. Poltro encontró a su madre postrada en el lecho de una habitación. La mujer gritó al verlo. Se abrazaron llorando”.

La otra guerra:

 “Nosotros no tuvimos una guerra, tuvimos dos: una en Malvinas y otra peor al regresar”. Y cuenta el calvario que vivió como veterano en medio de una sociedad que solo quería olvidar la derrota.

 “No nos daban trabajo. Éramos los locos de la guerra. Yo vendía calcomanías arriba de los trenes, así con mi uniforme verde. Y la gente me gritaba: ‘¡Que te las compre Galtieri!’. Nos despreciaban, no querían saber nada con nosotros. Nos daban la espalda porque habíamos perdido la guerra”.

 

Todas las puertas estaban cerradas. Era un héroe olvidado.

Mi enemigo, mi hermano.

  La primera vez que volvió a Malvinas lloró durante todo el viaje. Se arrodilló frente a la cruz que domina el cementerio de Darwin y le pidió por “mis hermanos que quedaron en esta tierra”. Fue en 2010, para la filmación del documental El Héroe del Monte Dos Hermanas -del director Rodrigo Vila-, donde su historia de coraje es la gran protagonista. “La guerra me trae muchos recuerdos y mucho dolor, pero volver a mi posición, visitar a mis compañeros que viven para siempre en las Islas, me hizo mucho bien”.

Corazón de héroe.  

  En su ciudad natal una callecita cortada lleva su nombre. Y en la plaza, ahí muy cerca, tiene un monolito que recuerda su valor y coraje en las islas.

Emotivo encuentro:

   El viernes a la tarde, en el Centro Cultural de muestra ciudad, organizado por el Frente de Mujeres Micaela García del Movimiento Evita de manera conjunta con el municipio, se homenajeó a Oscar Ismael Poltronieri.

  La bienvenida fue realizada por el Intendente Juan Carlos Gasparini, luego el héroe de Malvinas contó lo sucedido en la guerra  y luego, en lo que todos conocemos como la desmalvinización. Al finalizar, los alumnos de sexto año de primaria y primero de secundaria que estuvieron presentes en la sala del Centro Cultural, le hicieron preguntas.

  Seguido a ello se entregaron premios a los alumnos ganadores del concurso en el que respondieron preguntas y además realizaron un dibujo sobre Malvinas.

  Los concejales presentes, Rene Lucesoli, Fernando Martini, Mónica Pijuan y Aurelio Castellani le entregaron una placa que dice: “El Pueblo de Roque Pérez al soldado conscripto Oscar Ismael Poltronieri por su hazaña y heroísmo durante la batalla Dos Hermanas”.

  Por su parte, Katy Cisneros, hermana de Oscar Poltronieri, entregó un presente al Intendente Gasparini, al concejal Lucesoli y a Rosa Rodríguez, hermana de nuestro héroe de Malvinas quién fue compañero de “Poltro” en las Islas.

  Para finalizar se dirigió a los presentes el concejal Rene Lucesoli quién desde su labor legislativa presentó el proyecto a través del cual se reconoció como “Ciudadanos Ilustres” a nuestros ex combatientes, entre otras iniciativas vinculadas a Malvinas.