Un día sanaron tu herida

Actualidad 20 de junio de 2018 Por
La remodelación de la Plaza Mitre (2011) derrumbó la obra que cada día, especialmente, cada 20 de junio, los roqueperenses admirábamos al momento de conmemorar el Día de la Bandera. Jorge Caro creó un monumento desde lo más profundo de su corazón, con la sensibilidad propia de un artista que traspaso nuestra cultura, que nos entregó obras que continúan despertando reconocimiento y admiración.

Aquella destrucción impune de su obra no sólo le pertenece a quiénes comandaban las máquinas, le pertenece hasta los propios arquitectos reformadores de una plaza en la que Caro quedo afuera. Cuántos replanteos y cuánta curiosidad ameritan saber si alguno de ellos siente culpa por la extracción feroz de la obra del querido artista.

Durante la actual gestión de gobierno, para el centenario de la Autonomía Municipal, se realizó la puesta en valor de uno de los galpones de la estación, allí, donde reinaba el abandono y la mugre, de pronto, resurgió el arte. Ese galpón que lleva el nombre de Jorge Caro fue el gesto, que de alguna manera, sano un poco el dolor de aquella destrucción. Minutos antes de cortar la cinta, me miro emocionado, como buscando una respuesta, un gesto, de entre la multitud que durante el centenario de la Autonomía Municipal querían conocer el nuevo espacio. “Esto es un alegría para mi corazón”. Sentenció emocionado.

Jorge Caro nació un 20 de junio y falleció un 19 de junio. Fue un gran artista, de esos que más allá de los espaldarazos que muchas veces dan las sociedades, siguió adelante, no se detuvo en sus creaciones y fue valorado y reconocido por quiénes supieron admirarlo.

Hoy tiene un nuevo reconocimiento, su obra se expone en el galpón que lleva su nombre, allí, conjuntamente con la intervención artística de los alumnos de la Escuela de Estética. Qué feliz estará desde algún lugar sabiendo que hay quienes valoran y valorarán su arte, cuidaran sus obras, admirarán el galpón que lleva su nombre y lo recordaran en las obras de cada uno de los roqueperenses que conmuevan con su arte, al igual que supo hacerlo él.