Avanza la causa

Actualidad 09 de junio de 2018 Por
El domingo 27 de mayo Alejandro Héctor fue brutalmente golpeado por tres sujetos, Gabriel Peralta, Franco Peralta e Ismael Nieto, en una vivienda de calle Pancho Costa. Los tres continúan detenidos, uno de ellos en La Matanza y dos en Alvear.
DSC_1103

  Desde la Ayudantía Fiscal de Roque Pérez informaron que “la declaración de Alejandro el día jueves de la semana pasada (cerrada la edición anterior de este medio), amplió y detallo lo sucedido”.

  Además se informó que “continuamos juntando elementos para la causa, pericias, declaraciones, se están analizando por otro lado las muestras tomadas tanto de sangre, pelo, ADN, entre otros”.

  La justicia después de la aprehensión de los involucrados tiene cuatro meses para elevar la causa a juicio oral. 

Marcha: desahogo y pedidos

  El jueves por la noche, cerrada esta edición, vecinos y familiares de Alejandro Héctor se manifestaron por las calles de nuestra ciudad. La marcha, organizada por ellos, comenzó en calle Berro y 9 de Julio, llegando hasta la municipalidad. A medida que avanzaban los vecinos acompañaron con aplausos, algunos se sumaron, otros no.

  Al llegar a las puertas de la municipalidad un despliegue de policías locales y de la zona, no pasó desapercibido. El Intendente Gasparini salió a recibir a los manifestantes. No fue acompañado por funcionarios ni empleados municipales, lo que en principio llamo la atención de todos, sin embargo trascendió  que el mandatario comunal por cuestiones de salud, de público conocimiento, no iba a estar en el municipio.

  La manifestación se dividió en dos reclamos, los de la familia que ante el bullicio del resto de los vecinos paso casi inadvertido y a través del cual le reclamaron al intendente mayor seguridad. Lo mismo que el día domingo cuando ocurrió el hecho. Los vecinos se sienten inseguros, familiares dijeron a este medio estar intranquilos por miedo a que alguien tome represalias con ellos.

  La charla entre la mamá de Alejandro y otros familiares con Gasparini fue entre ellos, pudieron hablar casi al finalizar el encuentro, cuando los manifestantes comenzaron a retirarse.

  La marcha por otro lado sirvió para que muchos vecinos manifiesten su bronca por temas habitacionales y ayuda social, lo que desvió la mirada del reclamo principal.  

  Lo que sucedió con Alejandro despertó la bronca de toda la comunidad, fue un hecho brutal que nadie minimizo lo sucedido.

  Pero que a su vez despierta preocupación el manejo de la prevención, cómo trabajan los organismo que deben prevenir que esto suceda y la mirada tiene que estar puesta una vez más en la policía y los organismos que la justicia tiene para controlar lo que hacen las personas con antecedentes. Uno de los partícipes en este hecho tenía una pulsera monitoreada por la justicia, no podía salir de esa casa, ahora bien, prácticamente nadie sabía de esta situación.

  Cuando una persona estuvo detenida y queda en libertad, debe estar supervisado por un Patronato de Liberados, que en este caso no tenia a su cargo a ninguno de estos tres sujetos o bien por la policía. Semanas antes de este hecho hubo peleas entre dos grupos todos del mismo barrio, amenazas, una casa destruida, sin embargo, no se tuvo en cuenta nada de todo esto para trabajar desde la prevención.

  Muchas veces se habla muy livianamente de la inclusión y no se tiene en cuenta que hay estamentos del Estado que tienen que prevenir y trabajar mancomunadamente con las autoridades.

  Nuestra ciudad sin duda que no es la misma que años atrás, hay un conflicto social que no debe dejar de ser mirado por los políticos, los funcionarios y más aún por quienes quieren gobernar en los próximos años. La tarea no será fácil sino trabajan en conjunto todos los sectores de la sociedad y se profundiza la inclusión. Es la salida aunque a muchos les genere fastidio.