La situación de los trabajadores del Molino y sus familias es preocupante

Actualidad 01 de junio de 2018 Por
El conflicto de Criave avanza sobre el Molino. Los 41 trabajadores hace 19 días que no tienen respuestas, no cobraron los salarios y aguardan en el establecimiento de Acceso Pedro Gutiérrez saber cómo seguirá su futuro laboral. La situación económica de cada familia preocupa de sobremanera, no hay dinero para el pago de los servicios, alimentos ni gastos cotidianos.

E  l conflicto de Criave avanza sobre el Molino. Los 41 trabajadores hace 19 días que no tienen respuestas, no cobraron los salarios y aguardan en el establecimiento de Acceso Pedro Gutiérrez saber cómo seguirá su futuro laboral. La situación económica de cada familia preocupa de sobremanera, no hay dinero para el pago de los servicios, alimentos ni gastos cotidianos.

  Los delegados del gremio Leandro Giraudo, Alejandro Rivero y Alexis López dialogaron con este medio en la mañana del viernes. Señalaron que “en estos días la situación no avanzó nada. El jueves nos presentamos en el Ministerio de Trabajo, ayer vino Diego Perea con un posible comprador, pero no hay respuesta, todos son supuestos. Nos deben dinero de abril, todo mayo, horas extras, proporcional de aguinaldo y vacaciones”.
A Diego Perea le dijimos que “queremos seguir trabajando, somos 41 personas que vivimos de esto”, “nos dijo que están haciendo todo lo posible, pero que quieren negociar con otras empresas porque ellos no pueden seguir más”.

  El conflicto se profundizo “cuando se realizó el paro de faena, le atribuyen todo a ellos. Nosotros del Molino fuimos solidarios y cortamos la ruta, después nos bloquearon cinco días el molino, acompañamos la lucha, el lunes negociaron y nos hubieran dejado trabajar a nosotros. Hay que saber cuándo frenar. Nosotros podríamos haber trabajo el lunes al otro día del corte. La gente quería seguir trabajando porque la empresa iba a tener dinero, pero según Perea se murieron pollos, a nosotros nos dicen que es un 10% pero ellos dicen que es un 70%. El problema de fondo era que venía el pollo con bajo precio, la semana del conflicto no había pollos e iban a pelar de terceros. A medida que pelaban entraba dinero para pagar”.
Aclararon que en la planta de faena “ellos se presentaron y encontraron el portón cerrado, acá no, nosotros tuvimos otra relación con la empresa. Nosotros tuvimos que parar la fuerza. Entre gremios hay una fraternidad, pero la gente que manejo acá el conflicto por ahí se les fue de las manos”.

  El Doctor Horacio Rebon explicó que “la situación es compleja”. Los trabajadores “ponen a disposición la fuerza de trabajo, no hay personal directivo, no están los dueños de la empresa, es una situación irregular, la planta está mantenida por los trabajadores pero no tienen nadie que ordene producir. A través de los abogados de los sindicatos con quienes por la distancia hago de nexo, se hizo una presentación ante el Ministerio de trabajo planteando la situación. Vino el inspector del Ministerio que constató que la planta está abierta, no está tomada, que no hay personal directivo de la empresa y estamos gestionando la posibilidad de que dejen retirar y vender la materia prima que está acá, que si no se saca se va a poner en mal estado. Eso tiene que estar bajo autorización de la empresa, los dueños, darle una autorización por escrito. Con ese dinero poder cobrar algo de lo que les deben”.

  En cuanto al pago de servicios “los concejales aprobaron una resolución interesante de pedir a las empresas que no corten los servicios ni de la planta ni del molino porque la situación de las empresas si se corta es difícil recomponer todo. Por otro lado se pidió a las empresas por la situación de las familias, ni hablar quién alquila, todo agrava la situación, hay gente que no tiene gas, tiene garrafas. Hay que comer, estamos haciendo gestiones para que los hijos de los compañeros entren al comedor escolar, está la idea de armar un comedor porque son 41 familias”.

  Giraudo dijo que “nos ha llegado mercadería, donaciones de negocios, de Acción Social, Movimiento Evita”.
Rebón aclaró que “una cosa es la solidaridad para los trabajadores, pero las familias empiezan a sentir la falta de ingreso, hay que ver si se pueden hacer viandas. Si el conflicto no tiene una solución rápida, esto será cada vez peor”. “Hay dos límites que los compañeros no van a pasar: no van a cometer delitos en la planta ni dejarse pegar”.

  Los trabajadores dijeron que “nosotros quedamos en el medio y sin respuestas. Estamos acá, defendiendo la fuente de trabajo para todos los trabajadores. Cumplimos 8 horas y a la noche se quedan los compañeros”.
El Doctor Rebón dijo que “la gente y la empresa deben saber que los trabajadores ponen a disposición la fuerza de trabajo, los horarios a cumplir y esperan indicaciones para trabajar. Hablamos que la gente cada día que se levanta lo único que tienen para vender en el mercado, es su fuerza de trabajo, estamos en una situación grave”.