“A la patria hay que sentirla, hay que construirla”

Actualidad 28 de mayo de 2018 Por
  Creo que la patria es un seguro de identidad. Por eso es tan importante. Ningún hombre sabe a dónde va, si no sabe de dónde viene. Tener patria significa tener derechos. Tener patria significa igualdad. Tener libre acceso a todas sus facultades. Si a los recursos económicos de un país solo tienen acceso un pequeño grupo de privilegiados y la mayoría de la población asiste impotente al festín de los poderosos que se divierten arrojándoles las migajas de su opulencia. Entonces no vivimos en una patria, vivimos en una factoría. Y creo que la mayoría de los argentinos anhelamos vivir en una patria libre, justa y soberana. Con igualdad y con justicia.
vlcsnap-1424-03-26-01h09m46s067

En una maravillosa mañana, este viernes 25 de Mayo, se conmemoró el 208° Aniversario de la Gesta de Mayo. Organizado por la Dirección de Cultura Municipal, el acto tuvo lugar en la Plaza Mitre de nuestra ciudad.
Contó con la presencia de Abanderados y Escoltas de instituciones y entidades, autoridades municipales, educativas y vecinos.


La interpretación del Himno Nacional Argentino estuvo a cargo de Cantoras, las palabras alusivas por José María Rinaldi y la participación de alumnos de la Escuela Primaria N°3.
Dos alumnas izaron la Bandera Nacional junto al Intendente Gasparini, la ofrenda floral fue depositada por la Directora de la Escuela Primaria N°3 María Marta Arguindeguy y el Director de la Producción Eduardo Mariani, la invocación religiosa a cargo del Padre Isidro Marchueta.

José María Rinaldi, escritor y actor de nuestra ciudad

Excelentes palabras para referirse al 25 de Mayo


“Hoy se me ha honrado con esta difícil responsabilidad, de ser orador en este acto, donde nos hemos reunido, para conmemorar un nuevo aniversario del nacimiento embrionario de nuestra patria.

  En ese entonces un grupo de hombres con ideas libertarias, pusieron sus mejores afanes en la construcción de una patria libre del yugo colonial que la explotaba. Han pasado más de doscientos años y el objetivo aún no se ha logrado del todo. La dicotomía de la sociedad en cuanto a la conveniencia de ser patria libre o colonia subyugada, persiste aun hoy en la mente de muchos argentinos y entonces tendríamos que empezar a preguntarnos ¿qué es la patria y por qué?

  Alguna vez dijo un poeta “Patria es la tierra donde se a nacido” y para un famoso cantautor Español, la patria es un papel. No estoy de acuerdo con la definición de ninguno de los dos.

  Creo que la patria es un seguro de identidad. Por eso es tan importante. Ningún hombre sabe a dónde va, si no sabe de dónde viene. Tener patria significa tener derechos. Tener patria significa igualdad. Tener libre acceso a todas sus facultades. Si a los recursos económicos de un país solo tienen acceso un pequeño grupo de privilegiados y la mayoría de la población asiste impotente al festín de los poderosos que se divierten arrojándoles las migajas de su opulencia. Entonces no vivimos en una patria, vivimos en una factoría. Y creo que la mayoría de los argentinos anhelamos vivir en una patria libre, justa y soberana. Con igualdad y con justicia.

  Pero a la patria hay que sentirla, Hay que ennoblecerla, hay que cimentarla. Hay que construirla. No basta con salir a la calle con banderas argentinas por que la selección de fútbol obtuvo algún título. O poner cara de circunstancia al cantar el himno. La patria se siente en el bienestar de todos. Donde hay una necesidad, hay un derecho de los gobernados y una falencia de los gobernantes.

  Hay una famosa anécdota de un chacarero que tras una larga sequía estaba parado en la tranquera de su chacra tras una noche de copiosa lluvia. Pasa un vecino y le dice -Hola amigo, contento con la lluvia. Y el otro le responde. Si…Lastima que llovió para todos. Obviamente este hombre no admitía la patria fuera de la frontera de sus intereses. Lamentablemente hoy amplios sectores sociales piensan como el chacarero de mi cuento. Porque prefieren el bienestar de la dependencia, al sacrificio de la libertad.

  Hoy estamos aquí para honrar la patria. Pero la patria no se honra solo asistiendo a los actos públicos. Aquí somos pocos pero hay muchísima gente que está honrando la patria de otra manera, los que trabajan en el campo, los obreros de las fábricas, los que cubren las guardias de los hospitales. Los estudiantes, los investigadores. Los transportistas y todos los que de alguna manera cimientan la riqueza del país que indefectiblemente redundará en beneficio de todos. Pero hay un acto fundamental para asegurar el bienestar y la libertad de los argentinos y es la elección de sus gobernantes.

  Indolentes por naturaleza, acostumbramos a apoyar gobiernos como si fuera un club de fútbol, un galán de cine o la marca de una yerba. Sin indagar en sus antecedentes, ni asesorarnos sobre sus planes de gobierno. Así muchos prefieren que otro piensen por ellos y corren en manada tras slogans súper publicitados por diarios de tirada masivo o canales de televisión vendidos al mejor postor, que nunca se corresponden con los intereses nacionales y populares. Y asi son luego los desencantos.

  Yo no quiero proclamarme como dueño absoluto de la verdad, pero la validez de mis ideales radica en que son propios y fueron elaborados por años de experiencia y raciocinio. No puedo exhibir más diploma que un sexto grado de una escuela rural. Pero mi sabiduría es absolutamente mía.
No me la inculcó nadie y a esta altura de mi vida, más cerca del arpa que de la guitarra, me siento orgullosos de mi ideología. Por que como dijo alguien. Si un hombre tiene ideas y no lucha por ellas, es o por que no valen nada sus ideas o no vale nada el hombre.
Y para despedirme quiero traer a colación la reflexión de unos de los más grandes poetas que dio nuestra patria. Don José Hernández. Quien dijo. Y nadie se crea ofendido, pues a ninguno incomodo, que si opino de este modo, por encontrarlo oportuno. No es para mal de ninguno, si no para bien de todos”.