La educación fortalece nuestro tejido social en medio de la crisis

Actualidad 17 de diciembre de 2018 Por
“Una educación desde la cuna hasta la tumba, inconforme y reflexiva, que nos inspire un nuevo modo de pensar y nos incite a descubrir quiénes somos en una sociedad que se quiera más así misma”. (Gabriel García Marquez)
DSC_0503

En estos días es maravillo observar los cierres de ciclo lectivo de los diversos niveles de la educación, y más aún, conocer las historias de quiénes se animan a estudiar, especialmente los adultos: Plan fines, Centro de Formación Profesional, carreras universitarias a distancia, Instituto Superior de Formación Profesional, entre otros.

  Este fue un año especial para la economía del país, lógicamente también lo es para nuestra ciudad con la considerable cantidad de despedidos. De a poco muchos se fueron acomodando en otros trabajos y es muy grato encontrarse con historias en las que cuentan cómo pusieron en funcionamiento el título obtenido tras estudiar carreras de oficio, acceder a talleres donde se capacitaron y pudieron así, animarse a dar los primeros pasos en aquellos oficios que tal vez, nunca pudieron acceder porque no encuadraban en las políticas educativas de la ciudad, porque no había acceso o porque faltaba ese impulso que hoy, no falta.

  Cuando se habla del tejido social, cuando se menciona que nuestra sociedad tiene un lazo fundamental que la une, la educación es sin duda una fuente de fortalecimiento que hoy, en medio de una crisis económica considerable, demuestra que funciono, que ese tejido social está haciendo las veces de soporte en cientos de hogares que quedaron a la deriva.

  Una sociedad que se quiere más así misma, dice Gabriel García Marquez, y cuánto más se quiere una sociedad cuando la educación es la base de su crecimiento, de una perspectiva política.

  En el año 2014 se concretó la apertura del Centro de Formación Profesional que funciona en nuestra ciudad y desde entonces, a la fecha, egresaron y se formaron en carreras de oficio 922 personas y en la noche del miércoles celebraron su egreso alrededor de 200 estudiantes más, una cifra que emociona, un número que muchas veces no tiene dimensión, o que tal vez no dimensionaríamos si hoy la realidad económica y social fuera buena.

  Al no serla, es bueno considerar que todas estas personas hoy tienen su oficio, su título,  ello constituye el sostenimiento de este tejido social que se mencionó líneas arriba.

  Este viernes egresaron 18 Técnicos en Contabilidad de nuestro Instituto de Formación Profesional Docente y Técnico (que después de décadas, es independiente de Lobos) los cuales en su mayoría conformaron emprendimientos, herramientas para trabajar.

  Fomentar la educación, mostrar las propuestas, ser insistentes al respecto, generó que cientos se animan a terminar con el Plan Fines o la primaria. Aprenden, quieren seguir, caminan las aulas con orgullo, comparten las tareas con sus hijos, se animan y tienen un título en la mano.

  Todo ello ocurre en nuestra ciudad, todas esas emociones las compartimos hoy.

  Cuando quién se quedó sin trabajo porque quebró la empresa donde trabajaba desde hace años, dice que pondrá en práctica el oficio que estudio en el Centro de Formación Profesional, que aquella señora que fue despedida de su trabajo, abra las puertas de su casa y comience a trabajar de peluquera, modista, que trabaje de lo que siempre quiso.

  Termina el año con muchos sueños concretándose y eso nos hace una sociedad que se quiera cada día más. Defender la educación pública es nuestra obligación, hoy y siempre.    

  Esta instancia, estos momentos tan celebrados, son consecuencias de decisiones políticas locales que es positivo reconocer, que forman parte de un proyecto concreto planificado y ejecutado, como así también con directivos, docentes y profesionales que son la fuente fundamental para implementar los proyectos y de cientos de personas que se animan a soñar y alcanzar sus metas. Felicitaciones a todos los terminan su año y a los que se animan a trabajar de lo que estudiaron!