Un bello jardín inclusivo

Actualidad 02 de diciembre de 2018 Por
El Jardín de Infantes Nº 901 de nuestra ciudad adquirió juegos inclusivos, juegos para su patio en el que podrán jugar todos los niños que asisten al mismo. Cuando se habla de juegos inclusivos, son aquellos a los que pueden acceder los niños con problemas motrices o que poseen alguna discapacidad.
78743d09-3d7e-4cb3-a9f2-20e8429547fd

  Para lograr la compra de los juegos, la comunidad educativa integrada por docentes, directivos, cooperadora y familias, realizaron “la vidriera soñada”. Los comercios donaron distintos productos y el local comercial Deco Pinturas brindó el espacio para armarla. Luego se vendieron números y hubo dos ganadores de los más de cien productos que lograron conseguirse.

  Las docentes y directivos del Jardín agradecieron en principio a Ana del local Deco Pinturas “porque no dudo en sacar sus cosas y prepararnos una verdadera vidriera soñada, nos ayudo un montón, porque teníamos que mostrarle a la gente de qué se trataba esta propuesta”. Al igual que “a todos los comercios de Roque Pérez e incluso de Saladillo que nos donaron regalos y a todos quienes compraron la rifa”.

  El primer premio fue para una familia y el segundo que era una bicicleta y un monopatín fue para otra familia.

  El dinero recaudado tenía dos objetivos: “un piso antigolpes para el patio más chico y el otro la compra de los juegos inclusivos, con el primero no pudimos pero pensamos seguir trabajando para eso y  los juegos ya los tenemos en el patio. El piso inclusivo es muy costoso pero vamos a seguir trabajando con los papás de cooperadora que nunca bajan los brazos, siempre están y siempre van por más”.

  Los juegos inclusivos se suman a los cambios que se hicieron en el edificio, un jardín que cuenta con una rampa de acceso para personas en silla de ruedas o andador, para subir e ingresar al jardín y en estos días construyeron la rampa en la vereda de manera conjunta con el Consejo Escolar. La Directora del Jardín Laura Pastrana dijo que “adaptamos el jardín para ampliar la mirada, tuvo mucho que ver la seño Marcia Peix con su proyecto “Mente Flexible, Cuerpo Sin Límites” que nos ayudo a ampliar la mirada a todos, a generar empatía que tanto decimos”.

  Un edificio inclusivo, que rompe con las viejas e históricas construcciones que excluían. Las docentes se mostraron entusiasmadas, “tenemos mucho entusiasmo, la inclusión es la base de todo y trabajamos para eso, que no sólo sea un palabra, que este dentro del edificio, en las aulas. La inclusión no estaba planteada años atrás, nosotros creemos que tenemos que trabajar todos juntos para que la inclusión no sea sólo una palabra y van surgiendo propuestas. De hecho cuando vinieron los chicos de Sabadabadu y teníamos que ir hasta las esquinas para que suban o bajen con sus sillas, nos dimos cuenta que hay mucho por mejorar pensando en todos y se hizo la rampa en la vereda. Además se hablo con el consejo escolar para contar con baños para que accedan chicos con sillas de ruedas, tenemos nenes con caminadores, que la igualdad se vea”.

 El jardín, además, en el marco de la Ley de Educación Sexual Integral (ESI) cuenta con baños inclusivos, compartidos por nenas y nenes, “todos los nenes y nenas van al mismo baño, inculcamos eso, no esta dividido en nenes nenas, ellos saben que hay que respetar, para ellos es normal, las barreras las ponemos los adultos. Los nenes y nenas los hacen naturalmente”.

  Pronto los niños y niñas comenzarán a compartir los juegos inclusivos, una meta alcanzada por la comunidad educativa junto al resto de la sociedad, demostrando de esta manera que es la mejor forma de alcanzar objetivos entre todos y para todos.