Viviendas y reserva natural

Actualidad 11 de noviembre de 2018 Por
La semana pasada el Intendente José Luis Horna informó que el municipio comenzó a abrir las calles del predio de la conocida sucesión Ratto. El lugar será destinado a viviendas en su gran mayoría, sin embargo los vecinos que durante décadas cuidaron ese espacio, están tranquilos al saber que la laguna permanecerá y los históricos árboles serán resguardados.

  El encargado de embellecer el extenso espacio verde será el Subsecretario de Inspección General y Medio Ambiente Roberto Barral, quién adelantó que “se conservarán los árboles y la laguna, resguardando su fauna”. "Imagino gente caminando por la rivera". 

  Años atrás el predio de la laguna fue un basurero a cielo abierto, allí se arrojaba la basura de gran parte del pueblo, luego, se limpió y su cuidado quedó en manos del municipio, mientras los trámites legales avanzaban para la posesión final, la laguna fue celosamente cuidada por sus vecinos, quiénes denunciaban cada vez que alguien atentaba contra ella.

  La actual gestión de gobierno puso en marcha la iluminación del predio y actualmente se lleva a cabo la apertura de calles lo que permite que los vecinos accedan al centro de la ciudad de manera más rápida.

  La belleza natural de sus plantas y el embellecimiento del lugar están en manos de quién más sabe, Roberto Barral, quien esta semana comenzó a realizar un trabajo importante cortando el cerco ubicado sobre calle Homero Fernández, embellecimiento y seguridad en especial para un sector del parque que siempre estuvo por demás oscuro.

  Se “está limpiando la zona de árboles históricos, se cortará el pasto y se colocarán luminarias y bancos. Los árboles permanecerán intactos”, recalcó el funcionario municipal.

“Se hará una reserva, un espacio con una rivera, la idea es ponerle luces, se está limpiando entre los árboles, poner mesas y bancos, dejar el espacio porque es histórico. Quiero que haya cisnes y patos”.

  Roberto Barral destacó que “queda la laguna como está, las plantas y su paisaje, el resto es cortar el pasto.  Se podrán colocar en algún momento barquitos y que la gente lo utilice para salir a caminar, para distraerse, esto es el pulmón de la planta urbana. Los vecinos que están detrás de la laguna están felices por la apertura de las calles, falta poco, se pasarán máquinas y la gente va a poder circular”.

  “Me lo imagino como está, con algunas mesas y bancos, iluminación para que la gente venga a disfrutar, acá te cargas energía y es parte de la historia de Roque Pérez”.