Comerciantes y vecinos se manifiestan esta tarde

Actualidad 24 de julio de 2018 Por
  El lunes a la mañana cinco locales de nuestra ciudad aparecieron con las vidrieras rotas, la fábrica de pastas “Della Nona”, ubicado en calle Alberdi 1186, Beyota sobre calle Berro, Estudio Contable en Irigoyen y Alberdi, la oficina de Udocba en Tarigo y el Club Sarmiento. El día martes se sumó a estos hechos vandálicos el Lavadero Marva sobre calle Alem, calle en la que además, aparecieron dos vehículos tapados por basura.
vidrio roto

  El daño económico ocasionado a los locales va de tres mil a 12 mil pesos para reparar los ventanales, en muchos de los casos, llevan varios días sin solución porque se trata de vidrieras especiales.

  Se suma la bronca por la falta de respuesta. El día lunes la policía actuó de oficio y en vez de tomar una denuncia, los comerciantes debieron actuar como testigos de lo sucedido. Recién el día martes la policía actuó cuando, Andrés Cravero, propietario de Della Nona, denunció que ingresaron por el vidrió roto y le llevaron dinero en cambio que tenía en el local.

  Como consecuencia de los hechos vandálicos cometidos aparentemente por menores de edad, los comerciantes y vecinos se manifiestan en la tarde hoy martes a las 19 horas frente al municipio.

  Andrés Cravero contó a este medio que “el lunes nos encontramos con el vidrio roto, por suerte no habían ingresado, durante el día tapamos como pudimos, es un vidrio que tarde una semana en llegar y esta mañana (martes) nos encontramos que empujaron los parches que hicimos e ingresaron. Se llevaron dinero en cambio”.

  El comerciante dijo que “todo indica que pueden ser los mismos, la idea es más que nada hacer un daño. No sólo a nosotros sino que además rompieron alrededor de seis ventanales de negocios. A la policía le pedi si podían enviar un móvil y pasar, fijarse que me cuiden el lugar mientras realizaba la denuncia y demás, pero no recibí respuesta, todo el día estuvo cerrado como pudimos, tapando el hueco y hoy - era obvio que me iban a robar – por eso le pedimos a la policía que pasara más seguido para prevenir todo esto”.

  Es uno de los mayores damnificados, “no puedo abrir el local, el gasto del vidrio nos cuesta 12 mil pesos, nosotros como todos los negocios estamos pasando una situación complicada, me vino 10 mil pesos de luz, esto es algo que nos costará mucho remontar, si vuelve a pasarme algo, no puedo volver a abrir”.

  Sobre la movilización de los comerciantes y vecinos, aseguró que “surgió de manera espontánea, surgió de los comerciantes damnificados, los daños los tenemos que pagar nosotros, no vino nadie a preguntarme si necesitábamos algo, necesitamos que se nos ampare de alguna manera, surgió presentar una carta en el Concejo e ir al municipio. Esto nos involucra a todos, puede ocurrir en una vivienda o en otros negocios, la ciudad se siente en riesgo”.