La Josefina

Conflicto en la ex Criave 07 de abril de 2019 Por Ale Sachetti
Los trabajadores despedidos de la ex Criave pusieron el foco en las propiedades de la familia Perea. Una de ellas es La Josefina, donde se estima vive Alvaro Perea (padre) y está ubicada en la zona rural de nuestra ciudad.
1

  La quiebra de la empresa Avícola generó una vez más desolación y tristeza. Mientras los trabajadores se enfrentan entre sí y luchan por cobrar lo que les deben, los máximos responsables de esta crisis, descansan.

  La familia Perea cuenta con la planta de faena, el Molino y La Josefina, entre las propiedades conocidas por los trabajadores.

 En el cuartel séptimo de la zona rural de Roque Pérez está la estancia La Josefina propiedad de Álvaro Perea (Padre). Ese sería el lugar de encuentro con su familia, sobre todo los fines de semana. 

 Los trabajadores despedidos son los más perjudicados por el daño generado por esta quiebra al entramado social. La ciudad nota la ausencia de un significativo número de salarios o las compras a los proveedores estimada en alrededor de 22 millones que ya no circulan. Pero por sobre todas las cosas los trabajadores sufren el abandono de los empresarios para quienes trabajaron durante años poniéndole el cuerpo a la producción.

  La destrucción del entramado social está dada además por el enfrentamiento generado entre trabajadores, los de adentro y los de afuera de la empresa. En medio de una de las peores crisis del país, ante la falta total de trabajo y el desastre de las políticas económicas nacionales; lo que se gane, poco o mucho, en negro o en blanco, sirve. Sea como sea, quede afuera quién quede afuera.

 Mientras los que hicieron un gran desastre, arruinaron la economía, la calma, la paz y entristecieron los hogares y calles de Roque Pérez entran y salen de la ciudad como si nada hubiera pasado, disfrutan sus fines de semana en La Josefina, respiran el aire de nuestra zona rural; por acá, sus trabajadores luchan por ser reconocidos y dignificados.