La Noche de Los Almacenes: 25 mil personas recorrieron la ciudad

El sol del sábado le dio la bienvenida a quiénes comenzaron a llegar a nuestra tierra. Combis, colectivos, bicicletas, motos y autos. Casas, quinchos, galerías, departamentos, alquilados y las dos bases de campamento colapsadas de gente, tanto el parque del Bicentenario como Carlos Beguerie.
Ver galería DSC_0304
1 / 22 - San Francisco

  De a poco la gente comenzó a recorrer los almacenes y el pueblo, algunos pasaban a comer, otros se sentaban a tomar mates, visitaban el Rancho de Juan Domingo Peron y charlaban con los vecinos de nuestra ciudad.

  Caras desconocidas, sonrisas cómplices y conversaciones que por lo general rondaban en la tranquilidad con la que se movían.

  A media tarde la cita fue en el Cine Club Colon, allí se presentó el libro “Desconocida Buenos Aires” de Leandro Vezco, periodista del Diario La Nación quién publicó “si existía un lugar ideal y simbólico para comenzar con las presentaciones de mi libro en los pueblos, este fue el Cine Club Colón, en el marco de la maravillosa "Noche de los Almacenes". Tradición, cultura pulpera, gastronomía criolla, productos del territorio, aperitivos e historias, todo este se une en santa mezcla y produce un evento que fascina y encanta”.

  Y así fue llegando a la noche, la luna como testigo de una bella puesta en escena, con caminos rurales cargados de autos, almacenes colapsadas y la ruta 205 bien custodiada por nuestra policía, patrullas viales y defensa civil para que todos lleguemos bien a destino.



  Puestos de información, patrullas que informaban por dónde ir, como así también la terminal Néstor Kirchner y cada habitante de nuestra ciudad que fue quién indicó a los turistas por dónde ir.

  Los almacenes y su gente más que preparados.

  En la localidad de Carlos Beguerie La Perla Almacén H y A La Perla, almacén que nació en 1912 junto con la llegada del tren y nacimiento de la pujante población, es almacén de ramos generales y restaurante de campo.

  Allí fue impresionante observar cómo se asaba una vaquillona, como todos los años el despliegue de mesas en la calle y el escenario en la esquina del viejo almacén. Música, baile y un exquisito menú donde recibieron a cientos de turistas.

  A escasos metros también en la Localidad de Beguerie el Restaurante de Campo Lo de Juana le dio la bienvenida también a cientos de personas que de a poco fueron llegando desde los distintos caminos de campo. Rica comida, baile, buena música, excelente atención y una localidad cada día más bella.

  También el tradicional Bar Los Amigos de Mauricio  Menescardi.

  Carlos Beguerie recibió a cientos de personas, de la región y de otras ciudades, se vivió un verdadero clima de fiesta. El Delegado Municipal Daniel Lazcano contó a este medio que “se presta la noche, este maravilloso evento en el que cada año va creciendo y durante la semana comienza a vivirse la previa. Acompañan todos y vive esto de otra manera, con la visita de muchas personas”.

  “La municipalidad le pone todas las ganas y lo disfrutamos mucho, contentos de que todo salga muy bien y la gente conozca todo lo que tenemos en nuestra ciudad”.

  De regreso a la planta urbana nos detuvimos en el Gramiyal, ahí la familia Calvo participó un año más de la Noche de los Almacenes, esta vez junto al Club Alumni.

  Desviando el camino otro paraje que se vistió de fiesta fue el almacén El Descanso, allí donde hace 50 años nació el ballet La Azotea, Andrea Arias quién mantiene abierto el almacén organizó esta fiesta junto a taller municipal de danzas criollas Argentinas de Hernán Calcaterra. Excelente comida como siempre, una puesta artística que reunió también a bailarines del Centro Nativo Cardo Azul y músicos como Gordillo.

  El Centro Tradicionalista Los Baguales un año más abrió sus puertas en el marco de la Noche de Los Almacenes, y como no podía ser de otra manera la tradición, nuestra tradición estuvo presente. Artistas, excelente comida, animación y un parque tan lindo que invita a quedarse.

Cruzar la 205:

  A metros de llegar a la Ruta Nacional 205 la extensa caravana de autos, a paso lento, eran guiadas por el excelente control de Defensa Civil a cargo de Ivan Racero, la policía, patrulla rural y centro de monitoreo, todos coordinando que el tránsito sea correcto y con dinamismo.

  Al llegar a la bajada de La Paz el imponente escenario y organización de La Juntada daban la pauta de una fiesta impresionante. Gente caminando como en peatonal de almacén en almacén y así de a poco llegabas al Almacén de Ramos Generales de la familia Gómez que junto al Club Sarmiento recibieron a miles de personas en su extenso parque. Todos trabajado para que esta fiesta este a la altura de los acontecimientos.   

  A escasos metros la peatonal que generó la gente nos llevó a La Estafeta - ex casa de correos que data de 1891 - allí el Ballet La Azotea recibió a miles de personas, desplegó una excelente organización de mesas y sillas, tablones, servicio de cantina y puestos de artesanos como en los demás almacenes. El cielo se cubrió de banderines de colores, y dentro del edificio postal armaron un museo de la peña al conmemorarse 50 años de historia.

  Maximiliano Rasero integrante de la comisión de la peña, contó que “estamos felices, desbordados, pero muy bien organizados, fuimos a buscar más carne. Venimos organizando con turismo desde hace bastante tiempo. El viernes armamos todo el decorado y todo lo que más pudimos porque hoy (por el sábado) el día y la noche son largos y no queríamos estar cansados.

  Agradecidos a la municipalidad, a Graciana que es la promotora de todo esto, para las instituciones esto es una gran ayuda, se lo dije personalmente, pero además le sirve al pueblo, hay que defender todo esto y tirar todos para el mismo lado.

  Se armó una peatonal entre las almacenes y es genial, todos estamos disfrutando de esto, estamos felices”.

  Camino a la Paz Chica Lo de Nelly era una fiesta, baile y excelente servicio de cantina para recibir al público, organizado junto a José Luis Reina, la animación fue brillante.

  El último almacén del corredor, San Francisco, comida al plato y al paso, música, baile y un microclima que se genera completamente diferente al resto. Es un lugar elegido por los jóvenes que disfrutan del espacio y la diversión.

  Un tesoro en el medio del campo, eso es el Cine Club Colon, allí Cesar Coltrinari y su familia recibieron a los turistas con el clásico vermut, con la proyección de la película Roque Pérez 100 años y con un lugar que indudablemente es una reliquia que nos dejaron las familias de la este hermoso paraje rural.

   Cesar contó que “como todos los años arranque al mediodía, recibiendo gente, les voy contando la historia, muchos pasan varias veces al día. Este año la gente está más relajada, hubo gente todo el día y la noche que está muy linda. También está más organizado el tránsito y eso da otra predisposición porque quien viene de grandes ciudades no se siente en un embotellamiento, puede transitar más tranquilo y se nota.

  Para mi es bárbaro, yo lo conocí cerrado, iba a la escuela 4 y para nosotros era un club cerrado, ahora que este abierto, me hace recordar a mi niñez que hacia este recorrido en bici”. “Es un lugar de paso, se sacan fotos, van circulando, es un copetín al paso”.

 El paraje Forastieri, cruzando la ruta 30 también tuvo sus almacenes abiertos, Lasca y el Almacén La Querencia.

  Fue la gran noche de los almacenes, de la gente, de los roqueperenses, de la zona y de lugares de toda la provincia y de distintos puntos del país. Es una fiesta que tiene que ver con nuestras raíces, que nos permite mostrar nuestra idiosincrasia, nuestras costumbres, es la noche donde nos juntamos todos, donde somos grandes anfitriones y compartimos lo nuestro con los demás. Somos miles y recibimos a miles. Es la fiesta que se difunde todo el año en distintos lugares, medios nacionales, en las calles, en las rutas, el boca a boca. Es la fiesta que soñaron unos pocos y disfrutamos todos. Es una más dentro del cronograma de festejos populares, y por qué no iba a estar nuestra ciudad y sus almacenes, este preciado tesoro.

  Felicitaciones a todos los que lo hicieron posible.