El pedido de los trabajadores en el Ministerio de Trabajo

Conflicto en la ex Criave 13 de enero de 2019 Por Ale Sachetti
El pedido en el Ministerio de Trabajo por la reincorporación laboral responde a la falta de documentación legal que determine que fueron despedidos en carácter de ex trabajadores de la firma Ecoave SA que ha sido declarada en quiebra el día 12 de junio de 2018, conforme resolución dictada por el Juez Fernando Saravia”.
49388135_2446007348762051_7048492106733584384_n

  El objeto es que “sin solución de continuidad, las personas físicas y jurídicas que más adelante identificaremos, continuaron la actividad desarrollada por la fallida de faenamiento que funciona en Avenida Sarmiento esquina Martelli de la ciudad de Roque Pérez”.

  Es decir que son continuadores y responsables de la relación laboral que nos uniera con la fallida, pues continuaron “matando”, “pelando”, “eviscerando”, empaquetando”, “vendiendo”, y “distribuyendo” pollos, en la misma modalidad que la fallida y ocupando el personal que se desempeñara en la misma.

  El día 2 del mes de enero de 2019, sin mediar previo aviso alguno, en forma intempestiva, se impidió el acceso a la planta de faena a unos 200 trabajadores”.

  Destacaron que “venimos a solicitar que se proceda a fijar audiencia los efectos de poder resolver la situación planteada y se cite a comparecer a las siguientes firmas: Eco de Las Aves S.A, Absolon S.A, Union Food SA, Agriper S.A, Diego Perea, Alvaro Perea y Josefina Perea, y a Marcelo Núñez, Martin Salvi, Carlos Gallardo y Ezequiel Salvador.

  La presentación determina en los fundamentos que “tal como surge de los autos “avícola Roque Pérez sacifia s/concurso preventivo” “surge en forma inequívoca que las sociedades demandadas configuran un grupo económico inescindible. Así lo ha resuelvo el juez a cargo de dicho juzgado sin que ello fuera objeto de la réplica por parte de la demandada.  

  Ecoave SA es una empresa que se dedica a la producción de pollos para su venta, asi mismo Agriper es la única empresa que realiza los transportes mediante los cuales Ecoave lleva adelante su explotación. Agriper transporta alimentos que consumen los pollos al igual que los pollos vivos y faenados hacia los clientes de Ecoave como entre las granjas que esta sociedad explota. Al respecto, no resulta ocioso indicar, que se acredita el grupo económico denunciado con el hecho de que el único cliente que ha tenido desde que ha sido  creada Agriper es Ecoave. Dicho grupo se complementa con la sociedad Eco de las Aves la cual produce los alimentos que consumen los pollos que engorda Ecoave.

    Eco de las Aves SA aparece continuadora de Ecoave. Unión Food SA aparece en este entramado de firmas como la que comercializa (compra y vende) la materia prima que se utiliza en la producción del molino en el que trabajan los obreros.

  Por lo expuesto solicitan en forma urgente una audiencia dentro del marco de estas actuaciones y se convoque a la empresa y personas físicas referidas”.

    Hay que considerar que a los más de 200 trabajadores se los dejó fuera de la planta en forma intempestiva y se les negó el ingreso y el trabajo.  

En qué condiciones continúan trabajando: 

  Por otro lado trascendió que hay inquietudes con los 220 trabajadores que quedaron en la nueva empresa, porque no tienen respuestas sobre si se respeta la antigüedad, si se respeta la categoría, cuánto van a ganar, las cuestiones mínimas del contrato laboral están sin respuesta. Además se cree que la nueva empresa continuaría trabajando sin sindicato, de la misma manera que lo hicieron emprendimientos que ya conocemos en nuestra ciudad.

  Hay un dato significativo y es lo que acordaron los trabajadores que continuaron en el Molino, se pactó que en el primer año no haya despidos sin causas, en la planta de faena por el contrario a los tres meses se los puede despedir, debido a que, si la nueva empleadora, sea Absolon o quien resulte serlo no reconoce la antigüedad de los trabajadores, y se entiende que se inicia una nueva relación laboral, esta entrará dentro de lo que se llama el periodo de prueba (tres meses) que habita a la patronal a despedir sin causa y sin indemnización alguna a los trabajadores dentro de dicho plazo.

  Lo que sí se puede decir es que debe llegar el momento en el que tanto los trabajadores que continúan trabajando como los que fueron dejados de lado y esperan respuestas, confluyan intereses entre ambos grupo, que no sean contrapuestos entre los de afuera y los de adentro, porque si no se ponen de acuerdo en la lucha puede terminar en un cruce de pobres entre pobres. Si entre ellos se pelean los devora la patronal.