De visita por Roque Pérez: recorren américa en casa rodante

Actualidad 03 de noviembre de 2018 Por
Gabriel Schmidt y Valérie Wiedeman son de Suiza y Tais Leal de Brasil, los tres llegaron esta semana a Roque Pérez y fueron recibidos por la familia de Javier Sintiolo, el joven de nuestra ciudad que desde hace ya, un considerable tiempo, recorre América en sentido al norte, se conocieron en Ecuador y como corresponde a todos los viajeros la hospitalidad es un ida y vuelta, así como estos tres jóvenes fueron generosos con ellos, nos corresponde brindarles una mano a ellos.
DSC_0114



  Mientras avanzan los kilómetros y las experiencias que esta bella América ofrece, Taís relata sus aventuras en un blog, sin embargo, la pasión del periodismo la llevará a relatar la historia completa. “Contar todo lo que pasamos porque además podemos ayudar a quienes viajan, compartir con las personas, nos preguntan cómo es viajar con el perro, porque nosotros tenemos uno y hablar sobre cómo prepararse y salir a recorrer”.

  En la casa de Javier sucedió lo que les habían anticipado “se come muy bien”. Gabriel contó que “empezamos con una broma porque Javi hablaba de la rica comida de la mamá, le dijimos bueno en Argentina la vamos a visitar y acá estamos, podemos decir que cocina muy bien, estamos comiendo muy rico, es increíble”.   

  El primero que se embarcó en esta aventura fue Gabriel, “en 2016 con mochila”, de Suiza llegó a América y comenzó la recorrida, luego en Chile “conoci a mi novia Tais y compramos la casa rodante en Colombia, fuimos bajando, nos encontramos con Javi y Marina en el norte de Ecuador y pasamos muy buenos tiempos con ellos”.

  En el caso de Tais contó que “antes de salir de Brasil muchos amigos me hablaban de la violencia, de todo, pero descubrimos que hay muchas personas que ayudan, que nos regalan cosas, que podamos usar la casa para una ducha, una cena y hay muchas personas buenas que conocemos”. “La mejor gente está en la Argentina”, agregó Gabriel al diálogo, “siempre te invitan a su casa por mate, son muy amigables y amigos”.

   Para sobrevivir en el camino “hicimos de todo, trabajamos, vendemos cocteles en la playa, mermeladas”.

  Y en cuanto al encanto de América, su belleza y su gente “lo que más nos llamó la atención son las playas” dijo Tais, en tanto que Gabriel mencionó que “siempre la mejor gente y la mejor comida en Argentina, y el más lindo país es Jamaica”.  

  La tecnología nos acerca, “el contacto con la familia siempre está”, Taís contó que “siempre nos comunicamos por wasap, mi hermana tuvo un hijo y segui hasta el parto a la distancia, facilita mucho la tecnología, mandamos las fotos, hablamos, pero se extraña”.

  La vida de Gabriel y Tais se cruzó en el camino de la aventura por recorrer América, salir de la estructura en la que vivimos y ver qué hay más allá de todo. En Brasil “estudie periodismo y publicidad”, “estaba trabajando y me fui sola a Chile y lo encontré a él, me gusta, todo hogar es mi casa”. En tanto Gabriel contó más sobre la historia que comenzó en el país vecino, “pasamos dos semanas en Chile, me dijo que no quería seguir viajando, no podía ir con un Suizo loco, ella regreso a Rio, en Mendoza me compre una bici moto, cruce Argentina y la fui a buscar”.

  Antes de este recorrido por América “hice viajes pero de poco tiempo, dos meses, nunca tanto, un día me levante y si bien Suiza es un país muy lindo es aburrido, no pasa nada y digo hasta acá llegue. Me fui a viajar”. Sobre su trabajo en Suiza Gabriel entre risas dijo que “mi trabajo no existe en Argentina, soy cultivador de marihuana”, profundizando el tema explicó que “se trata de cultivos destinados a la marihuana para uso medicinal porque  está legalizada, en Suiza no creemos que la criminalización va a solucionar el problema, la criminalizamos por años y no funcionó, lo cambiamos, todos los países que la legalizaron mejoraron al respecto y con el dinero que se gasta en la criminalización se podría invertir en mejorar la situación en general”.

 Valerie habla poco castellano, es de suiza y fue compañera del colegio de Gabriel, se sumó a esta aventura hace un tiempo y también disfrutó de la hospitalidad de Roque Pérez.

  De aquí salen para conocer Buenos Aires, luego visitar “otros amigos en Santa Fe, recorrer con la casa rodante y regresamos a Jamaica porque allí compramos un terreno y la idea es tener un hostel, es nuestro proyecto”.