Solicitan que la Secundaria N° 4 lleve el nombre de Juan Domingo Rodríguez

Honorable Concejo Deliberante 27 de octubre de 2018 Por
El concejal de Unidad ciudadana Rene Lucesoli una vez más volcó sus proyectos e iniciativa por la causa de Malvinas y en esta oportunidad llevó al Recinto de sesiones del Honorable Concejo Deliberante un proyecto a través del cual se solicita que la Escuela Secundaria N°4 ubicada en el complejo educativo de calle Presidente Peron, lleve el nombre del héroes de Malvinas, Juan Domingo Rodríguez.
vlcsnap-2921-10-25-00h32m04s365

El proyecto establece lo siguiente:

VISTO:

Que la Escuela de Educación Secundaria Nº 4 no cuenta con imposición de nombre determinado por Resolución 1935/84 y 704/85 de la Dirección General de Escuelas, y;

CONSIDERANDO:

Que el 26 de Octubre de 1962 nacía en Coronel Pringles, Juan Domingo Rodríguez el quinto de 9 hermanos, hijo de Horacio Benjamín Rodríguez y de Nélida Inés Alfaro.

Que debido al trabajo desempeñado por su padre Horacio Rodríguez, la familia fue radicándose en varias ciudades de la Provincia de Buenos Aires hasta llegar a Roque Pérez. Donde la familia queda radicada, Mingo concurre a la Escuela Primaria Nº 1 siendo una de sus maestras Mabel Fernández de Baudagna.

Que debido al fallecimiento de su padre, Mingo desde corta edad, comienza a trabajar para ayudar a su familia. Trabajó con las maquinarias de los hermanos Basso, con Pascual, en la verdulería de Lima y en un tambo de Arévalo.

Que posteriormente cumplió el servicio militar en el Regimiento de Infantería Nº6 “General Viamonte” de Mercedes a cargo del Teniente Coronel Jorge Halperin, donde conoce a vecinos de Navarro, Lobos y Mercedes estrechando una gran amistad. Al desarrollarse en 1982 la guerra de Malvinas, este regimiento llega a Puerto Argentino y Mingo forma parte de la 3ra Sección a cargo del Sub Teniente Esteban Vilgré Lamadrid.

Que su madre Nelly Alfaro nunca fue notificada de que Mingo se encontraba en Malvinas, sólo le dijeron que estaban de campamento. Toma conocimiento de la realidad al recibir una carta de Mingo donde le manifiesta que se encontraba bien y que lo habían llevado a una guerra.

Que en la madrugada del 14 de Junio de 1982, luego de 74 días en las Islas Malvinas, Mingo pierde la vida al ser alcanzado por una granada al desplazarse en busca de comida en pleno combate. Mingo nunca volvió de la guerra y es uno de los Héroes que entregaron su vida por defender la Patria, quedando sepultado en el cementerio de Darwin con una de las 121 placas como “Soldado Argentino sólo conocido por Dios”.

Que gracias a la iniciativa de Julio Aro con la Fundación No me Olvides a mediados de 2008 y la labor oportunamente realizada por Geoffrey Cardozo al momento de enterrar los cuerpos, con la contribución de la periodista Grabiela Cociffi y del cantante Roger Waters, se logra dar los inicios de las gestiones que finalmente da fruto a un acuerdo diplomático entre Argentina y Gran Bretaña para que la Cruz Roja pueda exhumar los cuerpos para tomar muestras de ADN y proceder a la identificación de cada soldado por el Equipo Argentino de Antropología Forense.

Que el 30 de Noviembre de 2017, su hermana Rosa Rodríguez recibe el anhelado llamado que confirma que la muestra de su ADN coincidía con la de un soldado, el informe D.A. 3.13 entregado por la Escribanía General de Gobierno de la Nación con la firma del Escribano Adscripto Horacio D´Albora identifica el lugar donde descansa Juan Domingo Rodríguez. Además entregaron una medalla de oro con la imagen de la Virgen de Luján que su madre le había regalado y dos estampitas con la imagen del Sagrado Corazón de Jesús y de la Virgen de Luján como pertenencias personales de Mingo. 

Que la Resolución 1935/84 establece dentro de sus pautas generales para la selección y proposición de nombres a imponer a los establecimientos educativos: “los nombres que se propongan deberán honrar la memoria de aquellas personalidades que se distinguieron en escala local, nacional o universal por los valores reconocidos de sus vidas y de sus obras en el ámbito de la convivencia humana y el servicio público y social, del trabajo y de la cultura en todos sus alcances y dimensiones”.

Que desde la Fundación No me Olvides se impulsa en todo el territorio nacional la imposición de nombres de nuestros Héroes de Malvinas en los establecimientos educativos.

Que es importante para nuestra sociedad, transmitir de generación en generación, los sucesos históricos que determinaron la contienda bélica de Malvinas y sobre todo, quién fue en vida Mingo Rodríguez.

Por todo ello, el BLOQUE DE CONCEJALES DE UNIDAD CIUDADANA propone al HONORABLE CONCEJO DELIBERANTE el siguiente proyecto de:
RESOLUCIÓN

ARTÍCULO 1º: Propóngase el nombre de Juan Domingo Rodríguez para imponer en la Escuela de Educación Secundaria Nº 4 según lo establecido por la Resolución 1935/84 y 704/85 de la Dirección General de Escuelas.

ARTÍCULO 2º: Comuníquese a las Autoridades de la Escuela Secundaria Nº 4, a la Cooperadora del establecimiento, al Centro de Estudiantes del mismo, a la Inspectora Distrital de Secundaria y al Departamento Ejecutivo Municipal.

  Desde su banca el concejal de Unidad ciudadana expresó que “este proyecto hace tiempo está hablado con quienes trabajaron por Malvinas en el ámbito local. En los considerando no se expresa el grupo Mis Huellas en Malvinas que fueron quienes respaldaron a los ex combatientes al momento de la Malvinización, al trabajar con ellos y con Julio Aro. Por medio de la fundación No Me Olvides estaba la inquietud primero de conocer dónde estaba Juan Domingo porque era uno de los tantos “soldados argentinos solo conocidos por Dios”. Todo sabemos el trabajo que se realizó, ambos países, tanto Argentina como Gran Bretaña quienes lograron determinar en cada tumba qué soldado se encuentra en ella. Mingo no es la excepción, es una de esas personas”.

  En el ámbito local “ya se colocó el nombre a la calle por proyecto del concejal Cravero y quedaba pendiente el nombre de la escuela, se impulsó en todo el territorio argentino comenzar a retribuirlos en el homenaje y lo importante de ello es que cada generación puede conocer quién fue Juan Domingo Rodríguez. Y ante esto quiero contar que hable con empleados de él y les pregunte cómo era, con mucha emoción me contaron que era un tipo sencillo, laburador, un humano con todas las letras, que no debían realizarse indicaciones dos veces y que la responsabilidad que llevaba adelante era admirable, en los lugares donde trabajo siempre fue con un desempeño de amistad y casi de composición de familia. Si hablamos de la guerra, el Subteniente Lamadrid en algunos relatos expresaba que el batallón de Juan Domingo, habían logrado una hermandad y fuerte unión”.

  “Simplemente lo que podemos hacer como Cuerpo es una resolución, lo que hacemos es acompañar para que tenga el alcance para que los docentes, los alumnos, las autoridades de la escuela inicien lo correspondiente para buscar imponer el nombre a ese establecimiento. Simplemente expresamos el deseo de que se llame Juan Domingo Rodríguez”.